Pues resulta que los pechos y la barriga de Demi Moore en la septima profecía no eran reales.


En 1988, la actriz norteamericana Demi Moore rodaba la septima profecía, en ella interpretaba a una mujer embarazada del anticristo en pleno proceso del inicio del apocalipsis. Lo que ocurría es que la actriz en aquel rodaje estaba embarazada de su hija Rumer y claro cuando en una de las escenas sale desnuda, todos supusimos que todo lo que veíamos era suyo... pero ayer se rompió la magia.

Y es que la actriz compartió una foto de maquillaje de la película y sorpresa... tanto la barriga como los pechos eran una prótesis, tan perfecta que ni su hija sospechaba de la misma. Sorprendida le decía a su madre "Dios mio no puedo creer que no fueran reales" Y es que la actriz se echó unas risas a costa de instagram ya que en el texto que acompañaba la foto puso "¿los pezones falsos tambien se censuran?"

Real o no, en esta época Demi era con diferencia uno de los rostros mas bellos del cine.

Publicar un comentario

0 Comentarios