La historia tras el famoso anuncio de Apple dirigido por Ridley Scott


Corria el año 1984 y una compañía llamada Apple estaba a punto de revolucionar el mercado de la informática, ese mismo año lanzaría su ordenador personal llamad Macintosh y para adelantarse la empresa iba a lanzar dos espacios publicitarios en la Superbowl. Hablamos de los anuncios mas caros del año y en el que las grandes empresas se vuelcan para dejar alucinado al publico.

Y aquí llegó Steve Jobs con una idea, crear una fantasía distópica inspirada en la novela 1984 de George Orwell en la que Apple desafiaría al gran hermano, ellos se veían como la resistencia y sobre todo Steve Jobs que ya tenía esos aires de genio incomprendido y de vendedor de monorailes. Para ello se gastó la nada despreciable cantidad de 750.000 dolares, contrataron a Ridley Scott y grabaron con cientos de extras durante varias semanas este anuncio.


Una vez terminado Jobs lo presentó a la junta de accionistas que en esencia quedaron horrorizados ante aquella oscura declaración de intenciones. Una patada en los mismisimos a los corporacionistas e inversores que formaban parte del consejo de administración de la empresa. Estaba claro aquello no vendia el producto, vendia la empresa, una idea y los ejecutivos no lo entendieron. Asi que ordenaron vender los dos espacios, uno de 30 segundos y otro de un minuto que habían comprado para la superbowl. El anuncio no se iba a emitir.

Pero Jobs no se quedó satisfecho con la decisión y llamó a Steve Wozniak, el autentico genio tras Apple, pero que siempre estaba un paso por detrás y este le dijo, si tu pagas medio millón de dólares, yo pago el otro medio y el anuncio se pone. Y se puso.

El resultado fue que aquel año solo se habló del anuncio de Macintosh, muchos lo calificaron como el mejor anuncio de la historia y dió alas a la empresa que por primera vez presentaba un producto en un auditorio, pocos meses despues. El resto es historia. 

Publicar un comentario

0 Comentarios