Buffy la cazavampiros, una serie que hizo época.

El 20 de mayo de 2003 finalizaba una de las series juveniles mas exitosas de finales de los noventa y principios de siglo, Buffy Cazavampiros.


Buffy Cazavampiros, una serie con un nombre digamos que no demasiado bueno y encima una adaptación televisiva basada en una película que no tuvo éxito y que ademas se emitió en una cadena muy pequeña. Una serie con unos efectos especiales tirando a reguleros y con un publico muy específico, los jóvenes. Vamos que todo indicaba a un desastre en audiencia y solo una temporada, pero por algún motivo todos estos puntos negativos fueron precisamente los que convirtieron a Buffy en un éxito que duró 7 temporadas.

Todo comenzó cuando un guionista con muy buenas ideas, Joss Whedom, presento el guión para una película. Buffy Cazavampiros, una Scream movie con la salvedad de que en este caso la Scream Queen, era una mujer empoderada que tomaba las riendas de la situacion y se convertía en la heroina de la película... EN 1992. Pero el director de la película Fran Rubel Kuzui la convirtió en una comedia sobre estereotipos y vampiros. Esto hizo que casi desde el primer minuto Whedom repudiara la cinta y se quedara con el resquemor hasta que Gail Berman le ofreció años mas tarde, la opción de convertir su idea original en una serie.



El piloto que se llamaba simplemente Slayer paso por varios canales pero fue la nueva televisión The WB quien la compró, una cadena centrada en el publico joven y que poco tiempo después se convertiría en la popular CW. Esto provocó dos cosas, en primer lugar que la serie tuviera un presupuesto limitado y en segundo lugar que lo que se esperaba en audiencia de ella fuera mucho menos que si hubiera sido fichada por una cadena generalista mas potente. Y curiosamente este toque casi de serie B engancho con una generación criada en las películas cutres de los videoclubs de los ochenta, y que se veían identificados en estos personajes. 

Si a eso le sumamos que la serie fue pionera en meter personajes LGTB y tratar temas con los que los jóvenes estaban mas que acostumbrados a vivir, pero que a los adultos de finales de siglo simplemente escandalizaban, hizo de Buffy uno de esos productos placeres culpables que gustaban tanto a críticos como a publico. Y ademas era y es tremendamente divertida, porque Buffy era la serie juvenil perfecta y si miráis bien los actuales programas que emiten en CW, todos, absolutamente todos, beben de esta maravillosa locura que fue nuestra cazavampiros preferida. 


Publicar un comentario

0 Comentarios