EL PRINCIPE DE ZAMUNDA, Eddie Murphy, Arsenio Hall y John Landis en estado de gracia. (RetroCrítica)


 El príncipe de Zamunda nos contaba el viaje en busca de novia de un noble africano al Queens de los años ochenta.


Corría el año 1988, el actor afroamericano Eddie Murphy encadenaba éxito de taquilla tras éxito de taquilla, Arsenio Hall era uno de los rostros mas populares de la televisión y John Landis estaba deseoso de volver a trabajar con el actor al que dio la oportunidad de su vida en Entre Pillos anda el Juego.

Así que todo estaba preparado para dar a luz a una de las mejores comedias de los años ochenta, una historia intemporal que sigue siendo líder de audiencia cuando mas de treinta años después, se emite por televisión y que en unos meses nos traerá su secuela. Y el resultado fue simplemente mágico.


El Principe de Zamunda nos contaba la historia de Akeem, que es obligado a casarse a la tierna edad de 21 años en un matrimonio acordado que no desea. El quiere casarse por amor y que la persona le quiera por lo que es y no por quien es. Así que junto a su mejor amigo y consejero viajan a Queens en Nueva York en busca de una aventura real en el mundo real y alejado de todos sus privilegios y dinero. 

Probablemente ninguna película nos muestre la vida de los afroamericanos en el Nueva York de los ochenta, como lo hace esta comedia que tiene mucho mas detrás de lo que nos encontramos a simple vista. Porque detrás de las bromas, del chocolate sexy, la espuma para rizos y sobre todo la comida rápida, nos encontrábamos una moraleja que decía en esencia, los blancos te respetaran, pero solo si tienes dinero, e incluso así lo mismo no te respetan del todo.


Y este mensaje lo metían en el interior de uno de los mejores guiones cómicos que se han escrito, con un muchísimo de improvisación y con unos Murphy y Hall en estado de gracia creando una gran multitud de personajes. No se vosotros, pero yo siempre he querido cortarme el pelo en esa peluquería. 

En definitiva una gran comedia con unos sketchs insuperables, mucha laca y sobre todo MUCHO CHOCOLATE SEXY.



Publicar un comentario

0 Comentarios