La alegría de abrir una consola en los ochenta y noventa si que era digno de inmortalizar

 

Publicar un comentario

0 Comentarios