30 años desde el estreno de Aracnofobia una de las películas mas divertidas de los noventa


 Se cumplen 30 años desde el estreno en España de Aracnofobia.


Durante los años 80 y 90 existía un género de películas que llenaban las carteleras y los videoclubs de medio mundo, las películas de Spielberg que no eran de Spielberg. Se trataba de películas que se publicaban y publicitaban dando mucho énfasis en la presencia del rey midas de Hollywood en cualquier labor. Hoy vamos a hablaros y a haceros la retro crítica de una de estas películas, se trata del clásico de aventuras, Aracnofobia.

La película se estrenaba en España unos meses después de haberlo hecho en Estados Unidos, algo que en esa época era muy común. El 18 de enero de 1991 llegaba a las pantallas nacionales junto a otro revienta taquillas como fue Linea Mortal. Esto provocó que la película no fuera el pelotazo que se esperaba, pero sin embargo la cinta se convirtió en todo un clásico de los videoclubs y en la actualidad es una de las películas de los noventa mas queridas y recordadas.



Aracnofobia nos contaba como un pequeño pueblo norteamericano se tenía que enfrentar a una infestación de arañas asesinas llegadas desde el amazonas y como el médico local y un exterminador muy extraño eran los únicos que podían salvar a la gente de la localidad. La historia estaba protagonizada por Jeff Daniels que daba vida a un joven médico que huyendo de la gran ciudad se instalaba en una pequeña localidad donde todo el mundo se conocía junto a su esposa a la que daba vida Jane Kozak. La dirección corría cargo de Frank Marshall uno de los socios fundadores de Amblin junto a su esposa Kathleen Kennedy, actual presidenta de Lucasfilms y Steven Spielberg en lo que suponía su debut como director.

Lo que nos entregaba Aracnofobia era una comedia de aventuras repleta de suspense y malos rollos pero en el que no podías dejar de sonreír. Esa extraña mezcla de géneros se veía reforzada cada vez que en pantalla aparecía John Goodman, dando vida un exterminador de bichos maravilloso y en un gran roba escenas con algunos de los mejores momentos de la película.


En cuanto a dirección, aunque fuera la primera ocasión en la que Marshall se ponía ante las cámaras no era ni de lejos un novato ya que durante los años ochenta participó en las labores de producción en algunas de las películas mas taquilleras de la década y eso se nota en el producto final, con un acabado muy alto y unos efectos visuales que a día de hoy siguen siendo efectivos que incluía arañas reales, animatrónicos e incluso efectos en CGI. Pero lo que hace a esta película algo inolvidable es precisamente todo lo relacionado con la idiosincrasia del pueblo y su gente, y sobre todo las escenas de suspense que se asemejaban a tiburón, sugiriendo mas que enseñando.

Una joyita muy disfrutable incluso en el día de hoy y del que probablemente mas pronto que tarde nos llegará un remake de la mano de James Wan y con Spielberg volviendo a producir. Si no la has visto, tardando estás. 

Publicar un comentario

0 Comentarios