EL MENSAJERO DEL FUTURO: El épico enfrentamiento entre un actor metido a cartero y un vendedor de fotocopiadoras en la américa post apocalíptica.


 La épica película que casi acaba con la carrera de Kevin Costner por tercera vez.

En 1990 Kevin Costner alcanzaba el mayor hito en su carrera, conseguí el Oscar al mejor director y un montón de premios mas con su epopeya sobre la conquista del oeste y los nativos americanos, llamada Bailando con Lobos, un año mas tarde el publico le acompañaba por los bosques de Sherwood. Al año siguiente lo peta muchísimo salvando la vida a Whitney Houston en El Guardaespaldas, la vida le sonreía y nada podía evitar que Kevin Costner hiciera oro de todo lo que tocaba y entonces en 1994 casi arruina a un estudio por la epopeya de casi cuatro horas llamada Wyatt Earp. Pero no contento con eso, el 95 se estrenaba Waterworld que directamente arruinó a otro estudio, así que tras dos películas gigantescas y fracasadas todo indicaba que Kevin Costner había aprendido la razón pero nada mas lejos de la realidad, aun quedaba el mayor fiasco de su carrera, una película tan larga y tan mala que es hipnótica y que curiosamente a día de hoy tiene millones de fans en todo el mundo, esa película era, El mensajero del futuro.

El Mensajero del Futuro nos contaba una historia que en el 94 podía parecer ciencia ficción pero a día de hoy no tanto porque en esencia nos relataban como unas milicias de extrema derecha norteamericanas, al clamor de un líder mesiánico, tomaban el capitolio y montaban una guerra civil con uso de armas nucleares que arrasaba con todos los Estados Unidos y con ello medio mundo. Los supervivientes viven en una sociedad muy similar al salvaje oeste, tras las escaramuzas y las peleas de señores de la guerra. Y es ahí donde un actor decide convertirse en cartero para recibir comida gratis allá por donde pasa inventándose un gobierno de los nuevos Estados Unidos y un presidente inexistente en una ciudad idílica. Esto le hace enfrentarse casi sin querer con uno de los señores de la guerra que en la época antes del enfrentamiento civil, era vendedor de fotocopiadoras adicto a la autoayuda.

Durante las tres horas que dura la película vemos como en esencia Kevin Costner monta un servicio de mensajería que cada vez tiene mas voluntarios al traer de nuevo esperanza por la comunicación entre los diferentes asentamientos de supervivientes. Todo esto en el año 2013, cuando el 2013 era el futuro lejano. 


Tenemos largas escenas de gente escribiendo cartas, gente galopando con cartas, y gente organizando los repartos de las cartas, todo ello en modo muy serio y muy épico. Por que todo en The Postman, que es el nombre original,  es malo, desde un guion que es una sucesión de clichés del cine del oeste lleno de sentimentalismo muy barato y de patriotismo aun mas barato, hasta las actuaciones de los personajes que van desde la desgana total del propio Costner, que dirigía la película con la misma desgana, hasta un Will Patton que en su intento de ser un malvado horrible, se convierte en una caricatura de vodevil.

Y probablemente toda esta mezcla de despropósitos es lo que pasados los años y las 5 nominaciones a los Razzie, así como las nominaciones a peor película de la década y peor actuación del siglo, lo que ha convertido a este cartero en uno de los personajes mas queridos por los amantes del cine cutre. Porque este es el verdadero cine cutre, el que es malo sin querer, el que aspira a ser un éxito de taquilla y artístico y se revela como un desastre absoluto. Y a los amantes de este tipo de cine, nos encanta regodearnos con una historia loca, con una actuación lamentable y con una épica de todo a cien.

Así que si queréis pasar tres horas de vergüenza ajena, con momentos sonrojantes e interpretaciones dignas de una función escolar, El Mensajero del Futuro, es tu película, y para deciros si me gusta o no me gusta, solo os diré que la tengo en VHS, en DVD y en BluRay y ni con la mejor de la calidad de imagen y sonido, mejora. 

Publicar un comentario

0 Comentarios