Hedy Lamarr, una actriz y genio que protagonizó el primer orgasmo femenino de la historia del cine, fue espía en la segunda guerra mundial e invento el WIFI

 


La increible vida de Hedy Lamarr muy pronto se convertirá en una película protagonizada por Gal Gadot.


Corría el 9 de noviembre de 1914 cuando en Viena nacía Hedwig Eva Maria Kiesler que algunos años despues el mundo conocería como Hedy Lamarr y gracias a ella probablemente estés leyendo esta noticia en tu smartphone o tu ordenador porque invento las bases que se utilizan para el WIFI y el Bluetoth.

Desde muy, pero que muy pequeña la joven Hedwig destacó en multitud de aspectos, con 11 años  hablaba cuatro idiomas y tocaba el piano perfectamente además de ser una experta bailarina y con 16 años ha estudiaba en la escuela de cine y teatro de Max Reinhardt, y llegó 1932, cumplía 18 años y comenzó a convertirse en Leyenda.

El director Gustav Machatý la seleccionaba para protagonizar una película que se convirtió en un éxito mundial absoluto y puso su nombre en la escena internacional del cine, el motivo no fue la calidad de la película, de hecho es bastante mala, pero.... Éxtasis fue la película en la que se mostró el primer desnudo del cine comercial y sobre todo el primer orgasmo femenino del cine. Un orgasmo con un primer plano de su cara que no deja lugar a dudas.


Hedy se convertía en un mito sexual en todo el mundo pero su familia muy contenta no estaba con el hecho, así que la obligaron a casarse con Fritz Mandl un magnate de la Alemania nazi, muchos años mayor que ella y que estaba tan obsesionado con Lamarr que decidió hacerse con todas las copias de la película para destruirla, pero no lo consiguió. Aunque la locura de este hombre no acabó ahi, decidió secuestrar a su mujer y encerrarla en su castillo en Alemania solo con su criada.... grave error.

Y si, fue un grave error por dos motivos, en primer lugar aprovecho su encierro para estudiar ingeniería y además, acompañaba a su marido en las reuniones con otros miembros de la elite industrial de la Alemania nazi y durante este tiempo decidió empaparse de absolutamente todo lo que escuchaba en estas reuniones, e interpretaba cada plano, proyecto etc...que caía en sus manos. En su cabeza estaba ya la idea de la huida de su marido y de su país, y necesitaba material para que las cosas fueran mas sencillas, comenzaba la vida de la Hedy espía.

¿Os acordáis que dije que lo de quedarse sola con la criada era un grave error por parte de su marido? pues si, es lo que pensabais,  Hedy que era abiertamente bisexual se ligó a la criada para que le ayudara a escaparse del castillo y así lo hizo. Solo con la ropa que llevaba puesta y con todas las joyas que pudo ponerse encima se largo a París, de ahí a Londres y aprovechando que Louis B. Mayer, si el de la Metro, estaba en la ciudad, solo tuvo que averiguar cuando partía para Estados Unidos para comprar un pasaje en el mismo barco y aprovechar el viaje para que la contratara, ahí nacía Hedy Lamarr su nombre artístico y se ponía a trabajar muy exitosamente en el Hollywood de la época.


Pero llegó la segunda guerra mundial y Hedy que era judía decidió utilizar todos sus conocimientos sobre armamento nazi y sobre todo su increíble inteligencia para la ciencia y los inventos, junto a George Antheil, un pianista y compositor, inventaron un sistema de guía de torpedos controlados por radiofrecuencias  y lo ponía al servicio del ejercito norteamericano que lo declaraba de alto secreto. Curiosamente este genial e innovador sistema fue desechado por el ejercito porque lo había inventado una guapísima actriz de Hollywood y se quedo archivado hasta que alguien lo vio en 1957 y se dijo.... "Pero esto es la bomba" El sistema fue usado para dirigir a los aviones que hicieron las fotografías durante las crisis de los misiles de Cuba y mas tarde en Vietnam.

Este sistema de guía inalámbrico es precisamente el que permitió el Wifi, Blutooth y cualquier otro sistema de comunicación inalámbrica entre aparatos electrónicos. Esta patente curiosamente no le dio un duro y de hecho el reconocimiento tardó décadas en llegar. 

En su afán por mejorar el ejército norteamericano también rediseño las alas de los aviones en función de la fisionomía de los pájaros y los peces. 

En su vida amorosa Hedy fue extremadamente libre para la época, se casó y divorció seis veces y tras su ultimo matrimonio decidió permanecer soltera los últimos 35 años de su vida, tuvo tres hijos el primero de ellos fruto de una infidelidad aunque siempre dijo que había sido adoptado. 

Curiosamente no fue hasta sus últimos años cuando fue justamente reconocida y en 1997 cuando le dieron el premio Pioner Award, el Oscar de los inventores declaró al respecto "Ya era hora"

Cada 9 de noviembre se celebra el día del inventor y lo hace en honor a esta mujer magnífica que se merece la película que se va a rodar sobre su vida.


Publicar un comentario

0 Comentarios